El Tesoro de David Volumen I (Tapa Dura)

275.000,00 $
Envío en 2 a 3 días hábiles
SKU
1344

Estamos ante una obra de características excepcionales y cualidades poco frecuentes. La labor exhaustiva llevada a cabo por Spurgeon añadiendo a sus propias exposiciones sobre cada salmo, ya de por sí excelentes, lo mejor de otros grandes autores, es simplemente monumental. Y los valores añadidos a la edición española la convierten en una herramienta extraordinaria que la hará útil no tan sólo en el mundo de habla hispana, sino también en instituciones teológicas del mundo anglosajón, como fuente de información y de investigación, ya que contiene informaciones sobre los autores y obras originales que no forman parte de ninguna edición en inglés.

El gran predicador y expositor bíblico C. H. Spurgeon dedicó buena parte de su vida a completar su “opus magna”, un macro-comentario al libro de lo salmos que tituló “El Tesoro de David”. Su extraordinario valor radica en que Spurgeon no tan solo aporta en el mismo su propia exposición versículo por versículo de cada salmo, sino que tuvo la paciencia de seleccionar, recopilar e incluir los mejores comentarios sobre cada versículo por los Padres de la Iglesia, Reformadores y, de manera especial, los autores puritanos, hasta llegar a los comentaristas contemporáneos suyos. Cabe decir, pues, que en El Tesoro de David Spurgeon seleccionó bajo su criterio los mejores extractos de renombrados comentaristas sobre cada salmo desde el Siglo II hasta finales del Siglo XIX.

Samuel Vila, el fundador de CLIE, fiel admirador de C. H. Spurgeon y alumno de su escuela, emprendió en 1932 la magna tarea de traducirlo y hacerlo asequible en español. Pero las dimensiones gigantescas del trabajo resultaban incompatibles con sus múltiples actividades como pastor, escritor y evangelista, por lo que finalmente optó por ir traduciendo poco a poco selecciones y resúmenes abreviados de la obra, que tras las dificultades ocasionadas por la Guerra Civil y el período de persecución religiosa en España, completó en los años 60’ y fueron publicados por CLIE en los 70’ con notable éxito editorial. Pero cuando partió hacia la Patria Celestial en 1992, quedaba todavía pendiente su sueño de hacer accesible al mundo de habla hispana la obra completa con el texto íntegro.

En 2010, su hijo Eliseo decidió al jubilarse retomar la labor y convertir en realidad el sueño de su padre, dedicando la mayor parte de su tiempo no solo a traducir el texto íntegro de la obra magna de Spurgeon, sino a completarlo con abundantes notas explicativas.

La obra completa se ha estructurado en tres tomos de los cuales el primero contiene 60 salmos clave (los más conocidos, leídos y predicados); el segundo el Salmo 119 con el resto de salmos hasta el 69 (que no se hayan publicado ya en la selección del primer tomo); y un tercer tomo con los restantes salmos hasta el 150.

El trabajo realizado incluye el texto íntegro de la obra original de C. H. Spurgeon traducido en un en lenguaje que, sin restar un ápice a su belleza literaria, lo haga asequible a las formas de comunicación de nuestra sociedad actual. Por encima del rigor científico, se ha priorizado la traducción dinámica. El objetivo ha sido lograr que la lectura del texto suene a los oídos del lector lo más parecido posible a cómo suponemos que sonaría si Spugeon y demás autores lo predicaran hoy desde un púlpito en lengua española: elegante, culto, poético, rotundo, impactante, pero a la vez comprensible.

En línea con la estructura de la obra original, cada salmo cuenta con una amplia introducción del propio Spurgeon sobre su título, tema y propósito del mismo. Aunque con frecuencia se completa con otras opiniones diversas de otros autores.

Más Información
AutorCharles Haddon Spurgeon
EditorialClie
ISBN8482678663, 9788482678665
Páginas2496
Dimensiones19 X 26 X 7.3 cms
Título en InglésThe Treasury of David
Acerca del Autor

Charles Spurgeon nació el 19 de junio de 1834 en Kelvedon (Essex, Inglaterra). Su padre y abuelo eran pastores congregacionalistas. Él fue convertido en una pequeña capilla metodista de Colchester. Convencido por sus propias lecturas bíblicas decidió bautizarse cuando tenía 15 años, pese al disgusto de sus padres que eran paidobautistas. El acto tuvo lugar el 3 de mayo de 1850. Enseguida comenzó a enseñar en la Escuela Dominical. Su fama de “niño predicador” creció por todas partes.

En 1851, a la edad de 17 años, fue llamado a pastorear la pequeña iglesia bautista en Waterbridge, y en 1854 recibió una invitación de la importante e histórica iglesia bautista de Nuew Park Street en el sur de Londres, la cual creció tan aprisa que tuvieron que edificar el primer Tabernáculo Metropolitano en 1859.

El 8 de enero de 1856 contrajo matrimonio con Ana Thompson y fundó el colegio para predicadores que lleva su nombre. En 1869 creó el Orfanatorio de Stockwell, que aún continua activo. También fundó y sostuvo mediante las ofrenda del Tabernáculo la Temperance and Clothing Association para ayudar a familiar necesitadas a causa del vicio de la borrachera de los padres; así como la Pioneer Mission y la Colportage Association

Durante su pastorado la iglesia Tabernáculo Metropolitano llegó a tener 6.000 miembros además de 14.592 convertidos durante su ministerio, que ingresaron en otras iglesias. Predicó asimismo en Escocia (1855), Irlanda (1858) y Ginebra (Suiza, 1860). Hay que tener en cuenta que su propósito no fue “reunir una gran cantidad de personas” en su iglesia, sino “que ésta aprenda de verdad cómo orar”. Para él, “la oración es el nervio ligero que mueve los músculos de la omnipotencia”. Como maestro del arte de orar enfatizó la necesidad de argumentar con Dios en oración, de persuadirle, de mostrar que se va en serio delante del trono de gracia.

Su precaria salud le obligó a pasar temporadas en el clima más cálido de Menton (Francia), donde murió el 31 de enero de 1892.

Calvinista convencido, se le llamó “heredero de los Puritanos”, en cuanto de ellos recibió la base y fundamento del Evangelio de la gracia de Dios en toda sus dimensiones, anchura y profundidad. “La antigua verdad que predicó Calvino —escribe—, que predicó Agustín, que predicó Pablo, es la verdad que yo debo predicar hoy, o por el contrario ser un traidor a mi conciencia y a mi Dios. No puedo moldear la verdad; no conozco tal cosa como embotar los filos de una doctrina. El Evangelio de John Knox es mi Evangelio. Aquello que tronó en toda Escocia debe tronar en Inglaterra de nuevo”.

 

 

Tipo de CubiertaTapa Dura
AñoEdición en español 2015
Escribir Su propia reseña
Estás revisando:El Tesoro de David Volumen I (Tapa Dura)
Su valoración
Librería Reformada Palabra Inspirada © 2019. Todos los derechos reservados.